El tractor lanzallamas

25.10.2020

Se cree que se trata de una alternativa al control químico de gran eficacia, ya que esta técnica destruye la estructura foliar de la maleza y evita que las plantas realicen fotosíntesis y continúen con su crecimiento. El resultado de la actividad es sostenible y aporta múltiples ventajas.

El control de las malezas como el de los organismos patógenos que causan enfermedades era y es una práctica que se realiza a lo largo de cada ciclo y entre sus formas, el control químico aparece como la herramienta más común utilizada y la que mayor seguridad le brinda a los productores tradicionales.

Con respecto a esto surgió una nueva forma de controlar y son los tractores lanzallamas que son usados por agricultores orgánicos que utilizan este tipo de vehículos para eliminar cualquier maleza o plaga de sus tierras antes de plantar sus nuevos y valiosos cultivos.

Si bien esta técnica es poco común y su método es muy particular, el resultado es en realidad bastante sostenible. Su principal ventaja es que el quemado de la llama llega hasta la raíz de la maleza y la elimina totalmente. Incluso las malezas más grandes pueden ser eliminadas en pocos días. Estos tractores aportan beneficios tanto económicos como ecológicos a la producción, ya que por un lado les ahorra tiempo y esfuerzo a los productores agropecuarios, mientras que mantiene libres de residuos de agroquímicos a los alimentos que llegan mano de los consumidores.